18 feb. 2011

Desde las alturas




Mejor caer desde las alturas que caer al tropezar con una roca diminuta. Recordaré eso por siempre.

Desde la cima se ve el césped de los Cielos, blanco y hermoso como sólo la fusión de los sentidos puede ser. Veo los jardines del Edén que se perfuman de celos y es así como las flores levantan y agitan sus pétalos gritando ¡Amor y libertad! Delicadas hadas enraizadas, quién las viera tan revolucionarias.

Todo por lo que estás a punto de preguntar puede ser visto desde aquí. Los únicos seres que vuelan son las serpientes, es justo que sus escamas se hayan vuelto alas y que su veneno se haya transformado en el elixir de la consciencia eterna. Ahora todos quieren ser mordidos por ellas pero nadie puede alcanzarlas, ¿te parece haberlo escuchado antes?

Yo tenía razón, los volcanes no son más que dragones fosilizados viviendo en los estratos oníricos más profundos, hasta el día en que el núcleo les despierte con su cálido rugido. Y lo digo porque uno ya comienza a echar humo, ya está calentando sus calderas pulmonares.

Sólo no me preguntes por qué no estás aquí conmigo. No sabía que eras lo que debía sacrificar para seguir ascendiendo. Y ni siquiera yo te sacrifiqué, tú solo te quedaste en el camino por no querer coger mi mano.

Yo sé que prometí que estaríamos juntos para ver el nacimiento del Nuevo Mundo pero te aprendí el realismo crudo y sinsentido, con el que ahora puedo decir "así tenía que ser". Tú te soltaste y yo no te ofrecí mi mano de nuevo porque estaba herida. Ahora está sanando, me he estado untando una sustancia viscosa que resbala de los árboles enanos antropomorfos. "Segrego mi brea para que sanes tu cuerpo y alimentes mi alma", eso exhalan los árboles cada vez que me les acerco.

Percibo tanto desde aquí que no puedo expresarlo. Como cuando en tu mente hay nada, todo es claro u oscuro y sin embargo sabes que ves algo pero no sabes qué. Así desde aquí. Continuaré enviándote lo que pueda expresar mediante palabras, lo que no sólo te lo haré llegar mediante sueños, ellos no tienen límites.

Lo de la caída; bueno, digamos que acá en la cima una de las reglas es dejarse caer para continuar subiendo...


2 comentarios:

Anónimo dijo...

no mames vengo de una peda cabrona estoy hasta el huateque de pdo (asi que sabras quien soy) me llego... wow sigue escriebiendo como lo haces ahora te admiro de alguna manera. sigue adelante como lo has hecho hasta ahora =) wow !!!! TQ.

El viajero dijo...

Algún día tocaras el fondo y sabrás quien soy, te darás cuenta de que estar aquí abajo no es malo, tropezarás una y otra vez pero con el paso del tiempo sabrás saltar los charcos, sentirás el césped húmedo y sobre tu rostro la brisa del mar, serás más vivo, más real.

Tuve que dejarte ir, para que conocieras las nubes y así comprendieras el equilibrio perfecto entre el suelo y el cielo, entre tu y yo