29 nov. 2010

Oro





Convertiste mi oro en carbón sin tener ni puta idea de la alquimia. No cobraré venganza como cuando se les arrebata su oro a ciertos seres elementales.

No lo haré porque con ese carbón he podido crear nuevo fuego, y de éste, nuevo oro. No pretendo ser un alquimista traficante que desprecia sus joyas inmateriales.

Las pretenciones son corrientes cristales y en cambio estas joyas que desde mis adentros se reflejan en tus ojos son fragmentos de Universo, órganos vitales de una constelación tan libre como el aire que exhalas, y que sigue llegando a mí cobijado por la noche.

Me instruíste sin ser consciente de ello, quiero corresponderte. Te enseñaré a leer mentes y a cambiar el color de tus ojos, aunque no se podrían tornar más felinos, o menos oscuros.

¿Qué te aprendí?

1. Nunca confiar en unos párpados que coquetean, con sus diminutas pero rizadas pestañas, cada vez que se abren y cierran. Es un mal augurio toparse con esas plumas de cuervos, una advertencia mortal si alguna llega a tocar el cuerpo.

2. Lo que se dice no es lo que se hace, y lo que se hace pocas veces (o nunca) se dice. El idilio eterno entre la verdad y la mentira, y el ser humano en el medio. Con ambas coge, pero sólo con una a la vez se desnuda. Amante perfecto.

3. No decir "te amo" porque es darle un arma al homicida. O en el peor de los casos, al suicida.


Por supuesto hay más, pero para qué exponerte tal cual eres, sería muy absurdo de mi parte, en esta era de desenfreno, dibujar límites alrededor tuyo y encadenarte; dejaré que te sigas sumergiendo en el placer que tanto te causa la ilusión. Además, para qué quiero un esclavo al pie de la cama si ya tú mismo te has enjaulado, si ya eres prisionero de tu Ego.

Convertiste mi oro en carbón sin tener ni puta idea de la alquimia, el poco oro que me quedaba. Gracias, me enseñaste a crear combustible y no a tener que pagar por el.

16 nov. 2010

RE/GEN/ERRAR





10-Nov-10


Vengan por mí sólo una noche, si puede ser ésta qué mejor. Llévenme veintidos años atrás.

Fechas, tiempo. Aún tenemos esperanza, no somos (aún) productos inertes en repisas de supermercado pues estos tienen fecha de producción y fecha de caducidad, nosotros sólo tenemos la primera, a menos que la otra esté impresa en un lugar que no podamos ver, como el Alma, dondequiera que esté.

Quiero ir más allá, por eso es que me dirijo a Ustedes. Yo sé cuándo percibí por primera vez el calor de la luz, el calor del Ser, y el calor de nacer. Pero no es suficiente pues no estoy conforme con tener un dato, una fecha, un lugar como único recuerdo de tan maravilloso momento. Quiero revivirlo como si hubiese sido ayer, con plena consciencia de mí y de este Carlos que ahora les escribe.

La memoria no se vengaría de nosotros si tuviese un registro palpable de esos instantes, que en ocasiones se asoman vestidos de surreales imágenes mediante películas oníricas aparentemente ilógicas. La memoria cósmica debería expandirse, derribar los límites terrenales sin temor a represalias y penetrar en la consciencia individual para proyectar dentro de sí el filme más bello jamás creado.

Y todavía ir más allá de ese aterrador primer contacto con la realidad material, quiero ir al punto exacto en el que fui concebido.

Brillante Semilla Sagrada que viaja gracias al poder del Amor, en busca de su Yo faltante, su complemento, su amante. Ya juntas emprenden, ahora como Una, un nuevo viaje por el camino correcto, pues cuando eran dos andaban errantes, hechas la Unidad no hay forma de equivocarse, la fusión de pequeñas venas, arbitrarias y adolescentes creó una gran y única arteria por donde ha de transitar.

Se detiene en el vientre de la Luna para crecer, pues sólo ella tiene la fuerza para protegerlo y la sensibilidad para humanizarlo. Ahí descansa, flotando en un mar de paz, sin saber que le espera el oceáno, o por el contrario, el calor sofocante del fuego, es su elección: aprender a nadar como el delfín o aprender a volar como el fénix.

1 nov. 2010

Sólo sé que es



Las cenizas del Sol, donde cenizas no hubo fuego eterno habrá.

Del fuego se formará una nueva estrella
que habrá de brillar más que la primera,
se formará de carne humana sacrificada por su inconsciencia

...Y REENCARNARÁ EN EL FÉNIX PLATEADO DE LA LUNA.