14 ene. 2011

No vuelvas



"No vuelvas a ofrecer tu corazón en charolas de plata que la Luna es celosa con sus entrañas", me lo dije anoche entre sueño y sueño.

Pero corazón es todo lo que puedo ofrecer a alguien de carne y hueso.


1 comentario:

Tu viajero dijo...

Siempre habrá ladrones, mientras tu das tu corazón ellos lo único que ven es la charola de plata. No dejes de darlo pero ofrécelo en un pedazo de papel, quien realmente lo valore, sabrá tomarlo, desenvolverlo y valorar el tesoro que encontró.