16 dic. 2010

Otro día...





"Otro día que no estás" susurra el gato al viento. En ese instante un pequeño tornado aparece y persigue al animal.

-¿Qué sucede? ¡¿Qué hice?!- exclama el felino.

Una voz femenina, suave y cálida le dice:
-Cómo te atreves. Susurrarme... ¡a mí que soy el susurro único y eterno!-

-Y cómo te atreves tú, aire soberbio, a venir con tus reclamos. ¿No me ves? Vestido de nostalgia, mirando por la ventana, añorando- dijo pausadamente el gato.

-Pe pe perdón... Yo no sabía...- contestó el viento, apenado.

El gato sopló y la voz dejó de escucharse.

El viento se fue con un soplido...

Qué irónico.


1 comentario:

El viajero dijo...

Que ironía de vivir una larga vida, para terminar en la muerte, no existe el porque de la vida, pero si el sentido; un sentido que cada uno de nosotros le da a través de los años y la experiencia, puede cambiar cantidad de veces, pero borrarlas jamás, ¿acaso existe quien pueda vivir sin pensar que harás el siguiente instante?

Saludos mi viajero