29 sept. 2010

Partícula




Anoche me encontré atrapado por la luz, completamente inmovilizado.

Acostado, una fuente iluminaba por debajo, otra encima de mí esparcía sus fotones de la misma forma en que el padre libera a sus bellas hijas para poblar el Reino Fungi, y así los reyes le recompensen con leche, huevos, pan y vino.

Ni siquiera pude cerrar los ojos. Brillante bastardo del Sol, que cegaste a tus discípulos con cada eclipse artificial, y que hipnotizaste a mujeres y niños para que adorasen tu imagen.

Las venas se recubrieron de cobre, alambrado sensible e infame. El techo se volvió líquido y nadé viendo el fondo del Oceáno Índico. El Niño Gato dejó de serlo para convertirse en el Hombre Tigre. Todo eso mientras yo seguía acostado.

Anoche me encontré atrapado por la luz, completamente inmovilizado... No pedí que la extinguieran, me unifiqué con ella.

1 comentario:

Beto dijo...

...Algún día mis oidos serán complices del fulgor de tus labios cuando éstos emitan tus palabras de historias sin fin...