29 sept. 2010

Hoy noche




Cascadas de cera blanca.
Escurres desde la ventana hasta el pie de mi cama.
Te vuelves espejo debajo de mí, ya no sé si te sueño, si te vivo, si te muero.

No hay cielo que resista el color escarlata de tus lágrimas.
Sirve una copa con los frutos prohibidos.
En tu cara se escribe con acrílico y tinta china,
se usa óleo y carboncillo en la mía.

Que me consuma al compás del incienso
y penetre tus ropajes y todo tu cuerpo.



2 comentarios:

Beto dijo...

...No entiendo, como las palabras pueden hacerte odiar de un momento a otro, y amar en un instante...

Dédalo dijo...

La comida es dulce,
me gustan los chocolates, me gustas tú,
me gusta mariguana, me gustaría fumarte, tú.
Escaparme con el humo, que divertido.
Hacerme inalcanzable, dejar mi tristeza.
Y dejar esta puta alegría que no sirve de inspiración para escribir.
Amén.
(léase, me gusta)