23 oct. 2008

La flor de Alicia



Mientras Alicia caminaba acompañada aún del desconcierto que le causó aquella rara charla con el conejo, se topó repentinamente con una mujer negra que desconocía por completo. A pesar del miedo que le causaba la extraña, sintió de alguna manera cierto alivio cuando pensó que, por el color, complexión y rasgos de la mujer, no podía ser más que una simple sirvienta y como tal ésta debía forzosamente tratarle como lo que era, una bella señorita burguesa.
Lo que Alicia también desconocía, además de la identidad de la mujer, era que la oscura corpulencia de mirada penetrante y mordaz no era, como su pre-juiciosa mente le hizo creer, una sirvienta cualquiera. Si bien la negra se desempeñaba como parte de la servidumbre de la familia Zorro, sus actividades no consistían sólo en llevar los alimentos a la casa y cocinar, barrer, trapear, e inclusive bañar al abuelo Zorro desde que perdió el movimiento de sus piernas a raíz de un accidente automovilístico; pues ser una sacerdotisa Yoruba implica mucho más que eso.
La inocente pero despiadada niña resaltó el carácter heredado de su machista padre y sin más se dirigió a la mujer negra, exigiendo le diera una explicación sobre cómo es que había llegado a tal laberinto de incoherentes seres, y no preguntando, sino exclamando que le diera la ubicación exacta de su menudo cuerpo virginal, y la ruta que debía seguir para salir de una vez por todas de ese infierno.
La gorda sacerdotisa no hizo más que mirar fijamente a la pequeña, sin decir una sola palabra o soltar el mínimo sonido de sus cavidades corporales. Alicia, irritada por la atención que no le prestaban, decidió utilizar una táctica que le era prohibida en su casa, “nada mejor que malas palabras y ofensas para hacer reaccionar a alguien, de la mala forma, pero el fin justifica los medios” es lo que ella pensaba. Términos como “pedazo de mierda negra” o “bola de grasa quemada” fueron empleados por la delicada boca de la señorita sin conseguir los resultados deseados. La mujer ni siquiera cambió la expresión de su rostro al escuchar semejantes majaderías, simplemente privó a Alicia de la fija mirada por unos segundos, y, al abrir los ojos, susurró unas palabras inaudibles y por tanto inentendibles para la niña. Después la yoruba continuó su camino tranquilamente meneando el enorme trasero que le soportaba al sentarse.
Alicia indignada creyó conveniente no darle importancia al suceso, ni seguir a la mujer para hacerle algún reclamo, ni nada por el estilo. Se dio unos minutos para tomar aire y regular su respiración antes de seguir su trayecto sin destino. De vuelta en el andar, prefirió ir por un camino lleno de flores cuyos colores y tonalidades rebasaban su limitada imaginación. Por una parte le gustaba la belleza que deleitaba a sus ojos, pero por otra era inevitable recordar a Salvador, el señor dueño de la zapatería con mayor prestigio de la ciudad, el mismo del que Alicia se había enamorado perdidamente; recordaba la primera vez que se vieron a escondidas en una casa que Salvador tenía en el campo, él le llevó unas hermosas zapatillas hechas especialmente para ella con sus iniciales bordadas con hilo de plata y un enorme ramo de todo tipo de flores exóticas. Después de ese día, Alicia no tenía lugar en su mente y corazón para algo más que no fuera Salvador, era tan evidente su estado que su mejor amiga se percató de ello y no dudó en pedir a Alicia santo y seña de lo que le ocurría. Cuando lo supo no se alarmó, al contrario, fue casi instantáneamente al negocio del susodicho para agradecerle lo feliz que hacía a su amiga; pero antes quería estar segura de que el hombre se encontraba en el lugar, por lo que miró a través de una ventana lateral del establecimiento, para su sorpresa fue testigo de cómo el viejo rabo-verde entregaba a una estilizada joven exactamente el mismo modelo de zapatillas y el mismo ramo de flores que Alicia le había descrito, y cómo después de eso la llevó a la parte trasera del sitio, no sin antes dar un fuerte apretón a sus pálidos senos mientras la besaba. Katia no pensó dos veces antes de correr con su amiga para informarle con detalles lo que había presenciado de manera tan voyerista, y mientras corría se reprochaba no haberse quedado más tiempo para continuar viendo, pues las pasionales imágenes le provocaban un calor interno que le encantaba.
Cuando habló con Alicia sobre el comportamiento polígamo de su amado, Katia jamás imaginó que su mejor amiga le tacharía de mentirosa y envidiosa, pero lo hizo; aunque Alicia no sentía realmente eso, porque en el fondo sabía que Katia era incapaz de mentirle, y mucho menos en algo tan delicado que involucraba directamente a su corazón. Pero el orgullo consiguió la victoria de esa batalla, y después de unas cuantas duras palabras en contra de Katia, Alicia tomó la decisión de no volver a hablar con ella.
Y así mientras veía las flores angustiada por el recuerdo de Salvador, Alicia caminó un par de metros hasta dar con una linda fuente, “justo lo que necesito” pensó “una fuente repleta de refrescante agua”, sin embargo eso que emanaba tan libremente no era agua, era una especie de líquido que tenía un sabor amargo muy intenso, lo que causó que Alicia lo escupiera de inmediato.
En la punta de la fuente, justo en el centro de la cima, había una flor de una belleza atípica, sus once pétalos eran círculos perfectos multicolores y tornasolados. Alicia tan traviesa como de costumbre e hipnotizada por la curiosa flor, trepó la fuente hasta llegar a ella, y, guiada por el instinto asesino que le caracterizaba al ver una bella flor, le arrancó un pétalo. “Te ama” dijo la flor entre gemidos de dolor. Alicia maravillada al notar que la flor decía lo que ella pensaba según el “juego”, continuó con el segundo pétalo. “No te ama” dijo la flor, en un desesperado grito. Para el décimo pétalo la flor no pudo resistir más el dolor que le infligía el monstruo con rostro de ángel y se desvaneció, “no te ama” fueron sus últimas palabras antes de morir.
“¡No te mueras imbécil! ¡Despierta! Aún tienes un pétalo, eso significa que Salvador sí me quiere, a mí y a nadie más, ¡Anda, dilo! Di que sólo me ama a mí, estúpida flor” gritaba Alicia como la niña berrinchuda que era, no comprendía que había asesinado a alguien, sólo le interesaba saber que ella era todo para Salvador. “¡Bien, muérete y vete al infierno! No me digas nada, yo sé que Salvador me ama y soy la única en su vida, además ese último pétalo tuyo es un ‘sí’ está más que claro”, balbuceó Alicia cuando sin aviso, una suave pero quebrada voz la interrumpió. “No te ama, esa es la verdad, no se trata de la cantidad de pétalos que ella tenía, ¿no te das cuenta?, ¡la estabas matando! No pudo soportar tanto dolor y antes de morir quiso castigarte diciéndote la única verdad, ése último pétalo no es un ‘sí’, es nada” dijo con un tono melancólico una flor blanca que vio todo lo acontecido.
“Pero, pero, yo no quise matarla, no fue mi intención, sólo quería saber si Salvador me ama, ¡así es el juego!, no se supone que a las flores les duela, mucho menos que mueran” comentó Alicia tartamudeando.
“Una vida no es un juego jovencita, no sé de dónde vengas ni a dónde te diriges, pero te puedo decir honestamente que aquí eres ya una asesina, y quienes cometen un crimen de tal naturaleza son fuertemente castigados, te has condenado” agregó la flor blanca con un tono amenazante.
Cuando menos lo esperaba, Alicia se encontraba ya rodeada de Zorros y Lobos, los guardianes del orden y la justicia de ese mundo. La esposaron y la llevaron a los calabozos. Su celda era tan fría como un témpano de hielo, y a pesar de eso no cesaba su llanto. Alicia estaba confundida, no sabía qué creer, qué sentir, qué pensar, lo único que hacía era pellizcarse en su ingenuo intento de despertar, pero no, había creado su propia realidad y lo peor, habría de morir encerrada en ella. Cierta tarde, cuando volvió a su celda después de recibir la cadena perpetua como sentencia por el floricidio culposo, Alicia recordó el momento en que la mujer negra se atravesó en su camino, y, devastada, descifró las palabras que la sacerdotisa yoruba había dicho: “No te ama”.

No hay comentarios: