12 abr. 2010

Cinturón de cuero


Aquella vez de tu visita cuando conociste mi cama en otra faceta,

una cama profeta,

el vaticinio cumplió con su avaricia;

fue alta temperatura de noche, y viento suave de día.



Momentos de la imaginación, vueltos reales desde la sala de espera

una sala concurrida,

ubicada en el ala izquierda de mi cabeza

sin área para fumadores de tabaco ni personas que hieren, y heridas.



Aquél domingo de Sol opaco olvidaste el cinturón de cuero,

ahora extraña tu cintura lejana,

no te lo devolveré en un buen tiempo

para poder continuar sujetándote en un abrazo, por la espalda.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Llegué aquí ... leí y este poema me resulta buenisimo.


"sin área para fumadores de tabaco ni personas que hieren, y heridas."

"ahora extraña tu cintura lejana,"

"para poder continuar sujetándote en un abrazo, por la espalda"

mis tres favoritas líneas

Miguel Barrón dijo...

¡Que onda gente!
Pues creo que esto ya lo habia leido en otra ocasión, pero no se si fue en myspace o aquí, lo recuerdo por eso que dice que no hay espacio en tu imaginación para fumadores, etc.
Lo cual lo tome a mal, porque me sonó como si los fumadores fueramos una clase personas desagradables.
Aún así sigue estando chido.
Sigue soñando y haciendo realidad tus sueños, para que te inspiren buena oda al escribir y nos puedas transmitir mas optimismo.
Pasala chido

JustmysteriouS dijo...

Sublime Shue!

Es realmente espléndido como puedes llevar al ser humano de un extremo a otro con solo palabras.

Puedes herirlo de tal forma que no quiera seguir vivo y hacerlo sentir amado con tan solo nombrar 3sílabas.

Saludos :D